Historia y evolución de la ciencia del clima

Si hablamos de historia de la climatología, la misma puede dividirse en varias etapas y cada una se ha ido caracterizando por objetivos específicos, métodos y herramientas, que sirvieron para sentar las bases de lo que hoy en día es esta ciencia.

  1. Era pre científica: si bien no se tiene una fecha exacta, se puede decir, que desde el inicio de los tiempos el hombre siempre se preocupó por tener respuestas de cómo funcionaba el clima, sin embargo para esa época, el clima era visto más desde el punto de vista religioso que desde el punto de vista científico.
  2. Edad antigua: originada en Grecia, la climatología comenzó a concebirse como una ciencia del tiempo.

Una vez finalizadas estas dos épocas la humanidad dio nacimiento a una serie de inventos que contribuyeron a darle más fuerza a la climatología, entre esos inventos se encuentran, el barómetro de mercurio, cuya herramienta ayudó a descubrir la presión atmosférica y a calcular su valor, más tarde surgió el termómetro que ayudó a mejorar las mediciones.

La climatología es una ciencia que no siempre fue reconocida y que ahora que lo es, tiende a ser confundida con la meteorología, pero nada más alejado de ello.

Considerada una rama de las ciencias atmosféricas, incluye aspectos de diversas áreas como lo son:

    • La oceanografía
    •  La biogeoquímica
    •  La geofísica
    • La glaciología
    • La ecología
    • Las ciencias computacionales
    • La meteorología
    • La economía
    • La historia

    ¿Cómo ha venido evolucionando la climatología?

    El clima al ser natural está presente es nuestro planeta desde incluso mucho antes que nosotros.

    La climatología es una ciencia que si bien a lo largo de su historia no ha estado bien definida, ha venido ganando adeptos desde que empezaron a nacer grupos de personas que se preocupan por el medio ambiente y tratan de concienciar a otros sobre todo lo que afecta a nuestro planeta. Gracias a la evolución hoy esta área de trabajo puede hacer uso de modelos computacionales que permiten llevar de forma más certera los estudios de la evolución del clima, incluso trazarse una idea de cómo sería el clima en un futuro cercano o más allá de ello.

    Hace cientos de años, el clima era concebido de forma muy distinta a como se vislumbra ahora, hablar del clima estaba limitado a cuestiones geográficas, incluso la palabra «clima» proviene del griego κλίμα, que significa zona o lugar, por lo que antes, hablar de clima equivalía simplemente a dar coordenadas geográficas, no se explicaba incluso si hacía frío o calor.

    No fue hasta el siglo XVIII cuando el concepto de clima comenzó a ampliarse o quizás dirían algunos, a darle su justo valor, para esa época el clima quedó definido como la media de los estados meteorológicos de un determinado lugar y a lo largo de un tiempo. Pese a su definición, esta ciencia tuvo que esperar hasta mediados del siglo XIX, para que fuera concebida como lo que es hoy en día, una práctica científica, que podría decirse trajo consigo el descubrimiento del cambio climático.

    Si bien para el siglo XVII, quienes se dedican al cultivo se habían dado cuenta de los cambios que se registraban en algunas zonas, y al prestar mucha atención podrían ir identificando en qué temporada se iban a producir las variaciones, no fue hasta el siglo XVIII que comenzaron a darse los debates científicos de que si existía o no el cambio climático y de la respuesta ser sí, cuáles serían las causas de este fenómeno.

    La apuesta por comprender al mundo de manera científica llevó al clima a extender sus objetos de estudio, para ser concebida este área como una entidad planetaria, especialmente promovida por todo el desarrollo tecnológico que trajo consigo herramientas que hacen posible investigaciones más profundas y extensas, el poder llegar hasta sitios donde antes no se había llegado y así poder tomar en cuenta los amplios factores que intervienen en el clima.

    A lo largo de la historia la climatología ha tenido una amplia evolución, es una ciencia que ha sido atravesada por diversas áreas, la sociedad, la cultura, la política y por eventos de gran trascendencia mundial que han ido aconteciendo y que han puesto al factor clima en el centro, por lo que no es de extrañar que hayan ido apareciendo instituciones de renombro como lo es el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, IPCC por sus siglas en inglés, que se encarga de dar a conocer los embates que está dejando el calentamiento global a su paso y las políticas que se han ido tomando en pro del medio ambiente.

    Por ello volvemos nuevamente al principio, la climatología debe priorizarse como ciencia y en ningún momento puede ser confundida con la meteorología. Para que se entienda es importante poner en relieve que mientras la meteorología estudia el tiempo a corto plazo, la climatología nos va advirtiendo cuánto tiempo nos queda y si es a corto o largo plazo.